La manzanilla es una planta medicinal con múltiples beneficios para la salud.

Se trata de una de las hierbas medicinales más antiguas de las que hay conocimiento, y se cree que el interés por ella surgió debido a su intenso aroma.

Preparar una infusión con esta maravillosa planta te beneficiará en muchos aspectos, a continuación te lo contamos:

Los principales beneficios del té de manzanilla son:

  • Diminuir la hiperactividad
  • Calmante y relajante
  • Alivia el estrés
  • Auxilia en el tratamiento de la ansiedad
  • Ayuda en el tratamiento de problemas en el estómago, a controlar la mala digestión y tratar las úlceras en el estómago
  • Ayuda a aliviar los mareos
  • Alivia los cólicos menstruales
  • Ayuda en el tratamiento de heridas e inflamaciones
  • Calma y remueve las impurezas de la piel

¿Cómo preparar una infusión de manzanilla?

Preparar una infusión de manzanilla es muy sencillo.

Puede prepararse mediante flores secas de la planta o mediante bolsitas ya preparadas.

Si quieres optar por la preparación mediante las flores, lo que hay que hacer es hervir un vaso de agua y colocar en él unas dos cucharaditas de flores de manzanilla. Se cubre y se deja reposar 10 minutos. Luego se puede usar un colador para quitar las flores y quedarnos solo con el líquido de la infusión.