La piel es el órgano más grande del cuerpo. Tiene varias funciones distintas que incluyen cubrir y proteger su cuerpo.

Si bien ayuda a mantener la distancia a los gérmenes, a veces estos pueden causar una infección en la piel. A menudo, esto sucede cuando hay una rotura, corte o herida en la piel.

También puede suceder cuando el sistema inmunitario está débil debido a otra enfermedad o tratamiento médico.

La infecciones de la piel son causadas por diferentes tipos de gérmenes como las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos.

Las infecciones se muestran de diferente manera como resequedad, piel rosácea o llagas.

Una de las soluciones para sanar estas infecciones es el aceite de Hierba Luisa elaborado en casa.

Aceite de Hierba Luisa, preparación:

1.- Cortamos las hojas de Hierba Luisa de Finca Priscila en tiras finas.

2.- Las incorporamos en aceite de almendras si tienes la piel muy seca o aceite de árbol de té si tu piel es mixta o grasa.

3.- Tapamos el tarro para que no le de la luz y dejamos reposar mínimo 24 horas.

4.- Filtramos y está listo para usar.

Uso de aceite de Hierba Luisa casero:

Dependiendo el tamaño de la infección colocamos el aceite preparado con cotonetes con suaves palmadas. Si la infección es más grande usa gasa y aplícalo suavemente.

Hazlo tres veces al día y cúbrete del sol.