La manzanilla es una planta con múltiples beneficios para la salud. Sin embargo, no conocemos cómo actúa en nuestro cuerpo.

Las plantas medicinales tienen efectos naturales sobre la salud a diferencia de los fármacos que, también ayudan a nuestra salud, pero tenemos el riesgo de que provoque otros efectos perjudiciales.

Manzanilla:

Las propiedades curativas de la planta son las mismas de las flores margaritas, ya que contiene aceites volátiles incluyendo bisabolol, matricin y óxidos de bisabolol A y B, y sustancias terapéuticas.

Beneficios primarios:

Tiene un efecto terapéutico, calmante sobre la piel, la mente y el cuerpo.

Alivia los sistemas del cuerpo.

Puede ayudar a apoyar la función del sistema inmunológico.

Se utiliza para tratar heridas como ungüento para las lesiones y así acelerar la curación de estas.

Ayuda contra la diabetes y a controlar la hiperglucemia.

Los efectos antibacterianos de ingerir té de manzanilla te podrán ayudar a prevenir y tratar los resfriados. Además, te protege contra las enfermedades y las infecciones de índole bacteriana.

Esta hierba es maravillosa para calmar el malestar estomacal, ayudando a relajar los músculos y el revestimiento de los intestinos.

La manzanilla ayuda a una mejor digestión e incluso aquellos que sufren de síndrome de intestino irritable (SII).

Beber té de manzanilla calma el sistema nervioso para que duermas mejor. Se ha utilizado como una solución para el insomnio durante siglos.

Otros beneficios:

La manzanilla ayuda a superar el desánimo, desilusión, o desesperanza, encontrando claridad y ayudándonos a centrarnos en las cosas que dan sentido a la vida y la vida de los demás.

Emocionalmente, la manzanilla provoca una sensación de calma y tranquilidad, que a menudo puede estar estrechamente relacionada con la capacidad de una persona para obtener confianza y promover la serenidad en todos los ámbitos de la vida.